Tres palestinos murieron y ocho quedaron heridos en el campo de refugiados de Yenín, y testigos culpan al Ejército israelí que hacía una redada en la zona. La situación se da después de que el Tribunal Supremo de Israel rechazara la petición contra los desalojos en Yatta, Cisjordania.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.