Pese al cierre preventivo, por parte de la Secretaria de Salud, de la cocina de la cárcel El Pedregal, el «Rancho», como se le dice, ha seguido funcionando. El lugar había sido cerrado luego de la intoxicación de más de 600 personas en el centro penitenciario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *