En Medellín se realizó un experimento social que consistía en capturar las expresiones de los habitantes de la ciudad al ver a una mujer luciendo el burka. En el ejercicio se escucharon expresiones de empatía, pero también de vulgaridad y miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *