Imagínate esa sensación de nervios en el estómago antes de una presentación importante o una primera cita. Esa es la ansiedad en su forma más básica: una respuesta natural de nuestro cuerpo ante situaciones de estrés o incertidumbre.

 

Salud A Un Clic Lo que no te cuentan sobre la ansiedad
Foto: cortesía

Todos la sentimos de vez en cuando, pero cuando esa sensación se vuelve constante y abrumadora, hablamos de un trastorno de ansiedad. ¡Hay que prestarle atención!

¿Por qué sentimos ansiedad?

La ansiedad puede ser influenciada por varios factores. La genética juega un rol, ya que tener familiares con ansiedad aumenta nuestras probabilidades de desarrollarla. El ambiente, incluyendo el estrés laboral, problemas familiares o traumas, también puede desencadenarla. Los desequilibrios en las sustancias químicas del cerebro son otro factor importante. Además, ciertas enfermedades y medicamentos pueden contribuir a la ansiedad.

Entonces… ¿Cómo sé si no es normal lo que siento?

 

Los síntomas comunes de ansiedad incluyen preocupación constante por problemas grandes y pequeños, sensación de tensión constante, cansancio persistente a pesar de dormir bien, dificultad para concentrarse en tareas cotidianas, y problemas para conciliar el sueño o mantenerlo durante la noche.

¡Pero no todo es tan malo!

La buena noticia es que hay muchas formas de manejar la ansiedad. Aquí algunas que puedes probar:

  • Terapia: Hablar con un terapeuta puede ayudarte a entender y cambiar los pensamientos que te causan ansiedad.
  • Medicamentos: A veces, los médicos recetan medicamentos que pueden ayudarte a sentirte mejor.
  • Ejercicio: Hacer ejercicio regularmente puede reducir el estrés y mejorar tu estado de ánimo.
  • Relajación: Técnicas como la meditación, el yoga y ejercicios de respiración son muy útiles.
  • Estilo de vida saludable: Comer bien, dormir lo suficiente y evitar el alcohol y la cafeína puede hacer una gran diferencia.

La ansiedad es algo que todos experimentamos en algún momento, pero cuando se vuelve abrumadora, es importante buscar ayuda. Si tú o alguien que conoces está lidiando con la ansiedad, hablar con un profesional de la salud mental puede ser un buen primer paso.